Diseño De Interiores

¡Utilice conceptos de decoración zen en diseño moderno!

Use Zen Decor Concepts in Modern Design!

Si cinco personas escucharan las palabras «decoración zen», probablemente visualizarían cinco espacios claramente diferentes. Esto se debe a que, aunque el «Zen» se origina en Japón como un tipo de budismo que enfatiza el valor de la meditación y la intuición. Si bien algunas personas aún mantienen este concepto de zen, el zen también puede significar algo más para otras personas.
Para algunas personas, la decoración zen se trata de espacios claros, vacíos o abiertos. En estos casos, el interior zen probablemente tendría un almacenamiento oculto y muy poca o ninguna decoración extraña. El desorden, por supuesto, estaría completamente ausente. Para otras personas, una estética zen es simplemente un espacio amante de la naturaleza que involucra materiales naturales y tonos tierra que se combinan para crear serenidad y relajación. Otros creen que los interiores zen no pueden existir sin un toque japonés tradicional o contemporáneo.
Reconociendo el amplio espectro que es la internalización de la decoración zen, este artículo presentará una variedad de ideas sobre cómo incorporar componentes de la decoración zen en un espacio moderno. En última instancia, la idea es ayudarlo a crear un espacio que sea tranquilo y arraigado, renovador y equilibrado, sin parecer un cliché o formal. Aquí hay algunas estrategias para la decoración zen; siéntase libre de usar tan pocos o tantos como desee en su espacio.

Líneas limpias y rectas.

Debido al énfasis en la simplicidad en la decoración zen, esta idea no es sorprendente. Muchas líneas, curvas y patrones conducen a un ajetreo visual, mientras que mantener las siluetas y líneas sencillas se presta a una sensación de calma estética. Los interiores japoneses tradicionales adoptan líneas minimalistas y el concepto funciona a la perfección con el diseño contemporáneo.

Almacenamiento oculto o integrado.

Debido a que la decoración zen se trata de mantener la claridad visual y la simplicidad, tiene sentido que el almacenamiento incorporado u oculto sea parte de esto. En lugar de tener una estantería llena de cajas y cestas, por ejemplo, los artículos almacenados están bellamente integrados en el diseño del espacio en general. Cuando el almacenamiento está oculto o es parte de la propia arquitectura de líneas limpias, se logra más fácilmente un espacio zen ordenado.

Libre de desorden.

Si bien el almacenamiento está oculto o integrado en el diseño del espacio a la perfección, los objetos que se ven como desorden se eliminan por completo. Montones de revistas, correo e incluso colecciones decorativas son prácticamente inexistentes en la decoración zen. En cambio, las superficies horizontales están en algún lugar del espectro de bien editadas a completamente despejadas.

El desorden no juega ningún papel en la estética zen, pero la simplicidad sí. El desorden puede impedir la capacidad de relajación, que es lo opuesto al objetivo de la decoración zen. Por supuesto, todavía necesitamos «cosas» en nuestras vidas; solo necesita organizarse y almacenarse de tal manera que promueva la organización y la claridad.

Cuando los adornos decorativos se exhiben mínimamente, pueden ser más notados y apreciados. Una sola obra de arte en la pared, por ejemplo, servirá a un espacio zen mucho mejor que una galería de arte. En una mesa u otras superficies horizontales, no dude en limpiarlas por completo, luego vuelva a agregar solo aquellas piezas que sean sus favoritas. (Esta hermosa mesa de centro naranja tiene un potencial zen, pero en realidad podría editarse aún más).

Opciones de iluminación suave y natural.

Los espacios más relajantes parecen ser aquellos maduros con luz natural o aquellos con una atmósfera de iluminación más acogedora e íntima. Por esta razón, la iluminación fluorescente y / o fuerte no combina bien con la decoración zen. Es útil incorporar una variedad de opciones de iluminación en el espacio para un control máximo, tal vez algunos apliques de pared con una lámpara de pie o iluminación cenital regulable.

Materiales naturales y sencillos.

Los espacios zen son hermosos en gran parte debido a la abundancia de materiales naturales utilizados en la decoración. El bambú y la madera son opciones populares para los interiores zen, con el flujo orgánico de la veta y la coloración centrada en la tierra.
La decoración rústica se ha conectado con madera en bruto, sin terminar, casi industrial, envejecida, pero esto no siempre es exacto. La decoración rústica y la decoración zen en realidad pueden funcionar maravillosamente juntas, ya que ambas abrazan la belleza que es la naturaleza en su uso (a menudo no tradicional) de materiales orgánicos.

Hermosa vegetación.

Inherentemente, las plantas y la vegetación son calmantes para las personas, tanto por su color verde (que está asociado con efectos calmantes) como por su producción de oxígeno. Incluso la planta más pequeña en una maceta neutral anodina tiene un efecto inmenso en la tranquilidad de una habitación.
Si bien las flores recién cortadas en un jarrón siempre son un toque hermoso en un espacio interior, un espacio zen tiende a inclinarse más hacia la vegetación real que las flores cortadas. Si esa planta florece, entonces considérelo una ventaja para su vida amante del color.

Calidad sutil y sencilla.

La decoración Zen evita la decoración con brillo o glamour extra; más bien, se inclina hacia aquellas piezas que representan calidad y paz duradera. Definitivamente hay una conexión tácita con el mundo natural en este aspecto. La decoración zen no llama la atención, ni se esfuerza demasiado en impresionar. Simplemente existe en su estado hermoso, reducido y limpio.

Tonos tierra apagados.

Los colores que existen en abundancia en la naturaleza se encuentran entre las opciones óptimas para un interior zen. Estos colores tienden a ser apagados o visualmente de bajo impacto. Si hay algún tipo de patrón dentro del color, tiende a ser muy sutil y mínimo (piense: veta de la madera).
Los colores naturales comunes que se utilizan en la decoración zen son versiones suavizadas de blanco, crema, bronceado y gris. Es importante encontrar un equilibrio armonioso en el espacio cuando se utilizan varios colores. En una habitación zen monocromática, asegúrese de incorporar variaciones de tono y diferencias de textura.

Suavidad bajo los pies.

Ya sea en el revestimiento del piso (alfombras) o simplemente en lugares donde sus pies eventualmente podrían terminar (otomanas), la suavidad bajo los pies es siempre una característica zen deseable. Crea comodidad y relajación. Las alfombras aportan la sensación más zen cuando están hechas de fibras naturales y combinan con el piso o mantienen una neutralidad fácil (por ejemplo, gris, caqui, crema).

Equilibrar.

Es la piedra angular del buen diseño en todas partes, pero especialmente en la decoración zen, el equilibrio es fundamental. Sentimos, ya sea inconsciente o conscientemente, un desequilibrio estético, y el efecto es desagradable. Pese sus piezas visualmente y asegúrese de que cada componente ayude a equilibrar otra parte o tenga una parte de equilibrio alternativa para sí mismo.

Calma y relajación.

La decoración zen en general debe evocar una sensación significativa de calma y relajación. Sin embargo, de una manera moderna, esto no tiene que ser azul y blanco como la brisa del mar ni nada de eso. Incluso puede lograr esta serenidad zen con una paleta de colores más cálida (generalmente reservada para espacios de mayor energía) manteniendo los colores ricamente saturados, bloqueados y profundos.

Mobiliario simplista.

La filosofía es sin duda la calidad sobre la cantidad en un interior zen, y eso a menudo se muestra mejor con el mobiliario. Recuerda que buscamos líneas limpias, rectas, materiales naturales y comodidad. Los muebles no tienen por qué ser llamativos; de hecho, no debería tener una decoración zen. Un sofá de cuero sin brazos, por ejemplo, es perfecto para una pequeña sala de estar.
Como hemos comentado, el mobiliario de un espacio de estilo zen tiende a tener líneas limpias y nítidas y no tiene muchos (o ningún) exceso de detalles. Los muebles que están hechos de materiales naturales tienden a funcionar mejor, aunque hay algunas piezas contemporáneas de líneas limpias hechas de materiales modernos que también podrían funcionar bien. Los diseños de plataformas y cascadas son comunes (y hermosos) en la decoración zen.

Conexión interior-exterior.

Con su amor por todo lo natural, la decoración zen, por supuesto, prospera en un entorno donde la línea entre el interior y el exterior es borrosa. Si bien no todos los espacios pueden incorporar una gran puerta de vidrio que conduzca a un invernadero de vidrio surtido o una hermosa vista al jardín, este concepto se puede introducir artificialmente con buen efecto. Un motivo de árbol en la pared, por ejemplo, hace que esta acogedora habitación se sienta organizada.

Elimina la electrónica.

Con toda la energía positiva y natural que fluye por un interior zen, muy pocas cosas son tan abrasivas para esa positividad como la electrónica. Encuentre formas de cubrir o camuflar la televisión, o elimínela por completo. Lo mismo es cierto para alambres y cables y cordones; incluso el cargador de su teléfono debe estar guardado o diseñado para ser parte del propio espacio para un espacio zen verdaderamente relajante.

Tejidos naturales y ligeros.

Es fácil incorporar madera y otros materiales naturales en un espacio, pero las telas que se prestan a la perfección a la decoración zen pueden resultar un poco más desafiantes. El truco consiste en optar por telas naturales (por ejemplo, algodón, lana, lino) que sean de color ligero y neutro, quizás con un poco de textura o tejido natural.

Paleta de colores reducida.

Incluso si amas el color (¡a muchos de nosotros nos encanta!), Puede que no sea prudente arrojar ese amor por el color a tu espacio con una mano desenfrenada. Elija versiones visualmente más silenciosas de su tono favorito para una atmósfera zen más tranquila y serena en general. Y asegúrese de incorporar muchos neutros y tonos tierra y agua inspirados en la naturaleza.

También te puede gustar esto